ocre doré

El diamante nacido de la profundidad y surgido en el dorado rocío del bosque. Este es el aroma de los misterios verdaderos.

Béatrice Aguilar sabe bien que el lujo auténtico se encuentra en la perfección de las obras de la naturaleza: en los espacios vírgenes, en las cascadas de agua cristalina, en los reflejos de luz de un diamante, en la trufa blanca cuyo aroma impregna todo lo que la rodea con su intensa y grata fragancia de flores, bosque, silencio y misterio. Expresar esta vibración sutil de la naturaleza es el delicado trabajo que Beátrice ha confiado a la perfumista parisina Shyamala Maisondieu y al generoso aroma de la trufa blanca –también llamada “oro blanco” debido a los altos precios que alcanza en el mercado mundial por la exquisitez de su fragancia. "Ocre doré" evoca los bosques en otoño gracias a la combinación de la trufa blanca con las notas de madera del pachulí, el gaiac, el cedro y el musgo. Después aparece la presencia dulce del benjuí y verde del gálbano. Finalmente, los múltiples toques puntillistas, que van desde la frambuesa, al lichi, al chocolate y a la vainilla, armonizan la composición y crean un efecto misterioso, cálido e inolvidable.

Descripción olfativa:

  • verde: notas de gálbano iraní, té seco, mate...

  • sotto bosque: notas de trufa blanca, musgo de roble, sotobosque...

  • amaderado: notas de madera de gaiac, madera de Paraguay, cedro de Virginia, patchoulí de Indonesia, resina de ládano...

Si quieres saber más sobre el artista que ha realizado el grabado de la caja: Mariona Esteba